HOPe busca fondos para asistir a más chicos con cáncer

Cuando existen necesidades toda moneda que pueda ahorrarse es bien recibida. La Fundación HOPe es un ejemplo de esta búsqueda de formas para obtener ingresos y mantener el bienestar de los niños y adolescentes con cáncer en Salta que llevan adelante su tratamiento y seguimiento tanto en el Hospital Materno Infantil como en el San Bernardo. Desde las primeras semanas de marzo, los miembros y voluntarios de la fundación recorren las instituciones privadas de la ciudad de Salta ofreciendo bolsas descartables para contar con un ingreso adicional para sus chicos.
“Esto no es una campaña, sino que es un actividad que se mantendrá en el tiempo y que busca generar fondos para que cubramos las necesidades básicas de los chicos”, explicó Fátima Pedroza, miembro de la organización.
A fines de octubre del año pasado, HOPe logró firmar un acuerdo de cooperación con la empresa Salta Plast para la venta de bolsas de residuos y de consorcio con una leyenda de la empresa y la fundación, dejando un porcentaje de beneficio para la entidad. La bolsas verdes y negras cuentan además con una leyenda que dice: “Recicla. Con la compra de este producto colaborás con la Fundación HOPe de Ayuda al niño con cáncer”.
De esta forma, de las bolsas que vende la firma en sus locales comerciales, un 25 por ciento es entregado a la entidad, mientras que si las vende la entidad el 100 por ciento es destinado a los fondos para la atención de los pequeños.
“Estamos presentando notas a colegios, barrios privados y toda empresa que se nos ocurre que quiere este producto. Si se trata de una cantidad importante nos encargamos de llevarlas y de esta manera generar una costumbre de visita para la compra”, explicó Fátima.
Otras de las formas de adquirir las bolsas es acercarse al albergue la entidad ubicado en Alvear 1370, mientras que aquellos que quieran hacer un pedido pueden comunicarse al 4218082. Los precios de las bolsas son: 5 pesos las de consorcio. Y las 50 unidades tienen un costo de 250 pesos. En tanto, las bolsas chicas se venden a $1 y los paquetes de 50 unidades cuestan $40.
Las bolsas también pueden comprarse en un puesto ubicado en el parque del Bicentenario que atiende un grupo de voluntarios.
Desde la fundación destacaron que entre los objetivos de este proyecto está el sumar más puestos de ventas, a través de los voluntarios, y también generar una cartera de clientes particulares.
Fátima destacó que además de tratarse de material reciclado, las bolsas se venden a un precio incluso más bajo que el que se encuentra en los supermercados. Por otro lado, también permiten la separación de residuos, ya que se cuenta con bolsas verdes y negras. “Si bien sabemos que muchos barrios no cuentan con el servicio de separación de residuos, en el camión ya van en bolsas separadas y permite una clara selección en el vertedero”, dijo.

El albergue

En la actualidad, el hospedaje de HOPe cuenta con 7 camas para recibir y apoyar a los pacientes y sus familiares que están en tratamiento y vienen del interior. Cuando este número se supera, la fundación los deriva a algunos hostales que reciben a las familias mientras realizan los controles en la capital y además cobran lo mínimo. Gastos que corren por cuenta de la fundación.
Desde 2017, la Fundación HOPe espera alcanzar los fondos para ampliar el albergue y construir un espacio destinado para los adolescentes que reciben tratamientos contra el cáncer, que advierten tienen otras necesidades y requerimientos diferentes de los niños.
NOTA: El Tribuno

compartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest